Ciberbullying y los nuevos canales de acoso entre los estudiantes españoles

Estudio sobre factores implicados en el ciberbullying
Ciberbullying y los nuevos canales de acoso entre los estudiantes españoles

Un estudio evalúa los factores implicados en el acoso a través de las nuevas tecnologías o ciberbullying, entre los estudiantes españoles.

El uso de las nuevas tecnologías, sobre todo en la vida cotidiana, se ha extendido hasta las edades más jóvenes. Según el Instituto Nacional de Estadística, en el año 2014 el uso de internet entre menores de 10 a 15 años fue del 93,8%. Además, el 77,5% de los estudiantes españoles reconoce acceder con normalidad al teléfono móvil con conexión a internet.

Las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías en las relaciones sociales, como el anonimato o la invisibilidad, han supuesto que internet se convierta también un canal de agresión y acoso entre los menores españoles. Esta realidad, conocida como ciberbullying, se define como la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación como internet, el móvil y videojuegos online para ejercer acoso psicológico entre iguales.

Los estudios sobre este fenómeno todavía escasean, ya que se trata de un medio relativamente nuevo. Sin embargo, se diferencia de la violencia tradicional porque la víctima puede no conocer al agresor, hay una mayor inseguridad en la víctima, la agresión puede suceder en cualquier momento o lugar. En la mayoría de los casos, el ciberacoso mantiene su acción agresiva durante mucho más tiempo que en el bullying convencional y existe una audiencia no deseada y muy difícil de controlar.

Según un estudio publicado en la Revista de Humanidades del año pasado, el ciberbullying es un fenómeno multidimensional donde hay varios factores implicados. El estudio en cuestión analizó cuatro componentes como son la edad, el rol que ocupa el joven (ciberacosador o cibervíctima), el género y el tipo de canal que utiliza para acosar (redes sociales, videojuegos en línea ...).

El informe muestra que las edades donde se da este tipo de acoso van de los 13 a los 15 años y comprenden los cursos de la ESO, más frecuentemente al 2º curso.

Por otra parte, uno de cada diez estudiantes españoles se reconoce como ciberacosador (9,8%). En cambio, el porcentaje de cibervíctima aumenta hasta un 17,1%. Sin embargo, cada vez se dan más casos en que el joven o la joven ocupa un doble rol: acosador y acosado.

En cuanto al género, en España el número de hombres y mujeres que hacen o sufren ciberbullying es similar. Sin embargo, cabe destacar que las chicas son las que más utilizan las aplicaciones móviles para agredir a sus víctimas.

Por último, destacan las diferentes plataformas que utilizan los menores españoles por el acoso como el Whatsapp o Line, los chats y los juegos online.

 

Referencias:

Cuesta Sáez de Tejada, José David; Muñoz Muñoz, Miguel Ángel y Izquierdo Rus, Tomás (2018). Ciberbullying: análisis comparativo entre menores de España y Francia. Revista de humanidades, n. 33, pp. 173-188

Garaigordobil, M. (2011). Prevalencia y consecuencias del cyberbullying: una revisión. International Journal of Psychology and Psychological Therapy, 2, pp. 233-254