El desconfinamiento en niños y adolescentes: cómo afecta y cómo explicarlo

Qué emociones pueden experimentar los niños y adolescentes durante el desconfinamiento y consejos sobre cómo explicar esta situación
Desconfinamiento en niños y adolescentes

En esta situación excepcional, es normal que niños y adolescentes puedan experimentar reacciones y emociones muy diversas. En este sentido, es importante escucharlos y acompañarlos con mucha paciencia: la comunicación es fundamental.

La situación debida al coronavirus ha supuesto pérdida de libertad e, incluso, pérdidas familiares. Esto implica un impacto emocional en niños y adolescentes que puede alargarse en el tiempo. Puede darse el caso de que alguno de ellos manifieste su malestar incluso cuando se haya vuelto a una cierta normalidad.

Con el desconfinamiento, los niños y adolescentes pueden experimentar nuevas emociones que pueden variar en cada caso, desde la frustración hasta el miedo.

 

Nuevas emociones

La limitación del espacio y del tiempo puede despertar reacciones tales como frustración o enfado, ya que actualmente, el hecho de salir a la calle no implica tener la misma libertad que antes. Estas emociones son totalmente comprensibles, por lo que es esencial que se sientan comprendidos y acompañados y que tengan presentes las indicaciones que marcan las autoridades a la hora de salir.

Otros niños manifestarán miedo al contagio, inseguridad o angustia a la hora de ir a la calle. Por ello es esencial transmitir tranquilidad y seguridad. Es importante recordar que esta es una situación temporal, que las medidas irán cambiando siempre que los casos de contagio vayan disminuyendo y la pandemia esté controlada.

Para hacer más sencilla la gestión de las emociones y el retorno a la calle, hay una serie de recomendaciones que se pueden seguir. Según la edad y el nivel de comprensión del niño o joven, las explicaciones tendrán que adaptarse.

 

El desconfinamiento en menores de 7 años

Los menores de 7 años requieren explicaciones breves y sencillas, siempre teniendo en cuenta el nivel de comprensión y madurez. Se puede explicar qué sucede por medio de ejemplos de enfermedades que antes se han vivido, como un resfriado.

También es importante ponerlos en contexto: "tendremos que dejar una distancia entre las personas", "llevaremos mascarillas para continuar estando sanos" ... Así se evita que, llegado el momento, se encuentren por sorpresa con una situación inédita.

Para facilitar la explicación, se recomienda recurrir a apoyos visuales: dibujos o imágenes para antes de salir y al volver a casa.

Antes de salir:

  • Explicar que se mantendrá una distancia con las personas.
  • Dibujar el recorrido por el que se irá.
  • Cómo se irá: con mascarilla o no (según las recomendaciones de las autoridades sanitarias).

Al volver a casa:

  • Quitarse los zapatos.
  • Desvestirse.
  • Lavarse las manos con agua y jabón.
  • Lavarse la cara.

 

El desconfinamiento en mayores de 8 años

En estos casos, los niños mayores de 8 años seguramente hayan recibido mucha más información y sean más conscientes sobre qué está sucediendo. Pero también es importante asegurarse de que entienden bien qué pasa y resolver todas sus dudas para evitar cualquier confusión. En caso de que no sepamos algo, es mejor ser sinceros, asumiendo que desconocemos algunas respuestas.

Las explicaciones deben hacer referencia a las indicaciones de las autoridades sanitarias y, posteriormente, se debe comprobar realmente que los niños y adolescentes han entendido el procedimiento. Para asegurarse, se puede elaborar un listado (visual o escrito) con las instrucciones básicas de la salida y la llegada a casa antes expuestas.

Hay que tener en cuenta que, en los casos en los que las emociones manifiestas sean muy intensas, se puede valorar contactar con un especialista de la salud mental para hacer una valoración del niño y, si fuera necesario, un seguimiento o tratamiento.

 


Referencias

Desconfinament progressiu dels nens: què podem esperar i com els podem acompanyar. Faros Hospital Sant Joan de Déu.