Terapia dialéctica conductual para trastornos alimentarios

La investigación demuestra su efectividad en este tipos de trastornos
Terapia dialéctica conductual para trastornos alimentarios

Una de  opciones terapéuticas recomendada en las guías clínicas para tratar los trastornos alimentarios es la Terapia Dialéctica Conductual (TDC).

La TDC es un tratamiento cognitivo-conductual desarrollado a finales de los años 70, orientado a tratar personas con Trastorno Límite de la Personalidad la (TLP). La investigación ha mostrado evidencias de su efectividad en otros tipos de trastornos, como las conductas suicidas, psicopatología asociada al trastornos límite de la personalidad y salud mental en general, así como en conductos de drogodependencia, estrés post-traumático y trastornos alimentarios.

El término "dialéctico" supone que las personas tratadas, con el apoyo del terapeuta, trabajan y buscan el equilibrio entre la aceptación y el cambio; dos fuerzas o estados aparentemente opuestos, pero que es posible equilibrar y conseguir el bienestar emocional. Es básico que el trabajo del terapeuta se centre en la aceptación, por parte el paciente, de sí mismo y que se pueda comprometer a hacer cambios reales en su vida a partir de la mejora de la regulación emocional y la eficacia intrapersonal .

La TDC se basa en 5 componentes

1. Educación en habilidades de TDC

En sesiones de grupo, con una periodicidad semanal, los líderes de grupo enseñan habilidades conductuales y apoderan los pacientes para poder incorporar los aprendizajes y habilidades en su día a día; las actividades de grupo se convierten y funcionan como Grupos de Ayuda Mutua (GAM).

Los elementos de la terapia dialéctica conductual son:

Técnicas de aceptación

  • Mindfulness: la práctica de ser plenamente consciente y presente en el momento.
  • Tolerancia al malestar: cómo tolerar los sentimientos de angustia.

Estrategias de cambio

  • Efectividad interpersonal: cómo comunicar las necesidades propias y trazar límites para construir relaciones sanas.

  • Regulación emocional: cómo transformar las emociones que quieres cambiar

2. Terapia individual

La TDC individual se centra en incrementar la motivación del paciente y ayudarle a aplicar las habilidades aprendidas a los retos y acontecimientos de la vida diaria. La terapia individual, normalmente, se trabaja una vez por semana y de acuerdo a las técnicas y estrategias de cambio de la TDC.

3. Asesoramiento para asegurar la generalización de las habilidades

En la TDC se hace uso del teléfono para facilitar y ofrecer asesoramiento al momento. El objetivo es que los pacientes tengan apoyo y ayuda efectiva para gestionar, en cualquier momento, situaciones difíciles de la vida cotidiana. Los pacientes disponen de conexión rápida con su terapeuta para recibir, en cualquier momento, consejo, recomendaciones y orientaciones, sobre todo, en las fases iniciales del tratamiento.

4. Estructuración del entorno con la gestión de casos

Las estrategias de gestión de casos ayudan al paciente a aprender cómo manejar su vida en entornos y ámbitos físicos, personal y sociales.

5. Equipo de consulta de TDC para apoyar el terapeuta

El equipo de consulta de TDC ofrece guía, apoyo y conocimiento a los miembros del equipo y que trabajan con diversos aspectos del tratamiento de TDC. Esta guía y apoyo se da: los terapeutas individuales, líderes de grupos que trabajan en habilidades sociales de los pacientes, gestores de caso y otros profesionales implicados en el tratamiento de los pacientes.

TDC y trastornos alimentarios

A pesar de que la Terapia Cognitiva-Conductual (TCC), en muchos casos, ha demostrado ser efectiva y a menudo se recomienda como primera opción, no siempre funciona para todos. Esto ha llevado a muchos especialistas a buscar alternativas. Los especialistas en trastornos alimentarios formados en TDC han encontrado una analogía entre el trastorno de la personalidad límite y los trastornos alimentarios: en ambos, los pacientes repiten conductas perjudiciales para sí mismos que les proporcionan un alivio temporal de las emociones negativas. Así pues, un tipo de terapia basada en aprender a regular y gestionar las emociones puede ser útil en ambos casos.

Los resultados han sido prometedores, dado que el tratamiento parece efectivo en aminorar o detener las conductas problemáticas en los trastornos alimentarios. Sin embargo, la mayoría de investigación que se ha hecho no ha comparado la TDC con otros tratamientos. Además, la mayoría de los estudios realizados se centran en la terapia aplicada a pacientes con trastorno por atracón y bulimia nerviosa, pero no anorexia nerviosa.

¿Por qué probar la TDC?

Dados los resultados de la investigación actual, la TDC tiene más probabilidades de ser efectiva en personas que sufren trastorno por atracón o bulimia nerviosa, así como pacientes con trastorno de la personalidad límite y / o con emociones intensas además de un trastorno alimentario .

Normalmente, la TDC es más intensa, más cara y a más largo plazo que las sesiones individuales en tratamientos como la Terapia Cognitiva Conductual (TCC), por el que no suele ser la primera opción.

Puede ser una buena alternativa para pacientes que no han experimentado mejoras con la TCC u otras terapias individuales y con aquellos que luchan con episodios de atracones producidos por emociones negativas.


Referencia:

Verywell Mind. Dialectical Behavior Therapy for Eating Disorders